domingo, 14 de septiembre de 2014

La dama de Shalott


La dama de Shalott o La señora de Shalott (The Lady of Shalott en el original) es una de las obras más conocidas de 
John William Waterhouse (Abril 1849 -  Febrero 1917)

Como pintor prerrafaelista, romántico y neoclásico, a Waterhouse le gustaba la temática de corte medievalista fantástico. El pintor realizó tres obras sobre el mismo tema, inspiradas en un poema con el mismo título de Tennyson (poema de 1832), que forma parte de la antología clásica victoriana. Esta trilogía tiene relación con el ciclo artúrico (el que particularmente me fascina). Concretamente, cuenta la historia de Elena, la dama de Shalott, que fue encerrada en una torre donde tejía noche y día. Un susurro le anunció que le aguardaba una horrible maldición si miraba hacia Camelot: aunque desconocía en qué consistía la maldición, seguía tejiendo sin parar. Nadie la conocía, ya que vivía encerrada; algunos campesinos creían oírla cantar por las mañanas, al amanecer, y se referían a ella como hada. Su contacto con el mundo era a través de un espejo, que reflejaba la ventana, que le mostraba Camelot. En las telas que tejía se reflejaba lo que ella veía a través de ese espejo, como las aventuras de los Caballeros de la Mesa Redonda . Un día, a través del espejo, Elena vio a Lancelot y se enamoró de él. Dejó de coser y, sin poder evitarlo, miró hacia Camelot. En ese momento, el espejo se quebró, las telas salieron volando por la ventana y la maldición cayó sobre ella. Bajó de la torre y cogió una barca con la cual desapareció. En alguna otra versión de la más maravillosa historia jamás contada, según mi propia apreciación, "La Dama del Lago" es la genuina guardiana de la famosa espada "Excalibur". (Pero ésto será tema en alguna otra exposición de mi parte)...

Esta impresionante obra fue pintada en 1888, exhibiéndose en 1894. Actualmente se halla en la Tate Britain de Londres. 



©® Susana Inés Nicolini
Sue_*
#SafeCreative